Skip to main

Consulta de trámites

Comunidad y convivencia

Noticias 2015

Día del Maestro
Lunes 21 de setiembre de 2015

Día del Maestro

¿Qué uruguayo no recuerda el nombre de sus maestras o maestros?

Es significativo que -tratándose de etapas tan tempranas de la vida de las personas, y siendo la memoria selectiva- las imágenes y los nombres de nuestras maestras y maestros queden marcados como una huella indeleble que acompaña nuestro entero itinerario existencial.

Las primeras bases de nuestro conocimiento, la formación de nuestros valores, la manera sana y constructiva de dirimir nuestros pleitos y controversias, luego de nuestra familia, proviene de nuestras maestras y maestros. Y no pocas veces ocupan un primerísimo lugar, cuando, por razones diversas, la familia no ha podido cumplir ese rol, o peor aún, lo ha cumplido negativamente.

Esto no es, por cierto, una particularidad uruguaya. Por el contrario, en forma muy universal se reitera esa función decisiva del magisterio, sean cuales sean las modalidades y denominaciones que éste adquiera en diversas naciones y culturas, a lo largo de la historia.

Lo que sí constituye una singularidad uruguaya, una de nuestras más características y bellas peculiaridades, es el carácter vertebrador que nuestro Magisterio ocupa en la conformación e integración misma del país y en la definición de su identidad.

Aquella nación joven, forjada entonces en tiempos recientes, luego de la gesta independentista, era todavía la “tierra purpúrea” que había visualizado W.H. Hudson. Ese color provenía de la sangre derramada, que teñia, por doquier y en forma permanente, el suelo patrio y era consecuencia de discordias y enfrentamientos armados, que convulsionaban al nuevo país de manera incesante. Es sobre esa realidad que decide actuar José Pedro Varela, y decide hacerlo impulsando la educación, con toda su confianza puesta en que será ésta, la que permita superar tan graves dificultades y labrar un futuro de paz, trabajo y prosperidad.

“Para establecer la República, primero, formar los republicanos”, decía Varela con preclara lucidez.

Esa es, tal vez, la consigna más efectiva y constructiva que registra nuestra historia, la que de forma más determinante ha obtenido resultados ciertos y perdurables y ha moldeado con nitidez nuestra identidad
Ella nos da la clave para enfrentar el reto que tenemos hoy por delante: el Uruguay del mañana será principalmente el resultado de lo que hoy, nuestras maestras y maestros, estén formando en el aula. Esa es la importancia estratégica, la centralidad, la prioridad, de la educación.

Todo, la libertad, la democracia, el respeto, la tolerancia, los buenos modales, el vínculo sano con el otro, la convivencia pacífica, las prácticas solidarias y el compromiso comunitario, el conocimiento, el pensamiento crítico, en suma todo cuanto importa a la hora de formar seres libres, responsables, con derecho a la felicidad, en una medida muy grande, lo depositamos en las manos de nuestras maestras y maestros.

¿Cómo hacerles sentir que no están solos? ¿Cómo trasmitirles que hay un país entero que les valora, respalda y acompaña? Porque es obvio que no alcanza con confiarles una misión tan trascendente y encomendarles tan alta responsabilidad, para dar luego la espalda y desentenderse de tamaña tarea. Por el contrario, ningún otro emprendimiento debe ser tan apoyado y sostenido por la comunidad entera, por el Uruguay todo: Estado y sociedad en un esfuerzo mancomunado para proteger y fortalecer a nuestro Magisterio, nuestra primera línea de fuego a la hora de labrar el porvenir.

Vivimos tiempos difíciles. La sociedad uruguaya se ha visto conmovida por episodios de agresiones de madres a maestras. Es llamativo y pleno de significación, el hecho de que las agresiones sean, muy mayoritariamente, de “madres” a “maestras”, y la sociología y la psicología social pueden y deben ayudarnos a entender cuáles son las razones profundas que explican tan graves y condenables comportamientos. Se ha discutido si el fenómeno es novedoso o si existió siempre y ahora, lo que encuentra, es una mayor difusión mediática, con su consecuente impacto público y social. Sea como sea, no es difícil constatar que estamos ante fenómenos nuevos y preocupantes que pueden estar explicando esas injustificables agresiones. Algo demasiado grave y profundo se ha quebrado cuando una madre agrede a una maestra. A lo largo de la historia de la humanidad, ha habido una constante que es la que hace posible la educación y la existencia misma de las diversas culturas y civilizaciones: la alianza entre padres y maestros en pos de la educación de los niños.

Es una alianza civilizatoria. La más fuerte e inquebrantable de las alianzas a la hora de pensar en el avance y el progreso: es la forma que tiene una generación de trasmitir su legado a la que le sucederá, esperando ser superada por ésta. Sin esa alianza, no hay educación posible. Esa alianza debe ser promovida y fortalecida.

Si una maestra observa, corrige o reconviene a un niño, de regla y en principio, la reacción sana y constructiva de los padres debe ser la de respaldo cerrado a la maestra. Sólo juntos, tirando en una misma dirección, es que estarán construyendo el mejor futuro para ese niño o niña, formando un hombre o una mujer de bien, con capacidad de salir adelante en la vida y siendo un ciudadano responsable y lúcido. Comprender esto es esencial en nuestro tiempo, aunque es difícil cuando vivimos en una era que el sociólogo y filósofo francés Lipovetsky, ha caracterizado como de “crepúsculo del deber”. Ayudar a que todos los uruguayos lo entiendan es algo que no compete en forma exclusiva a nuestras maestras y maestros.

Las autoridades de la enseñanza y el Ministerio de Educación y Cultura, tenemos la obligación de encabezar esa prédica y librar esa batalla en primera fila. Un país que no protege y fortalece el rol de sus maestros es un pobre país de triste destino.

Las Maestras y Maestros del Uruguay serán constructores de un Uruguay luminoso y multicolor. Un país en el que el esfuerzo y el trabajo, valores inculcados desde el aula, con el pleno respaldo de las familias, sean los pilares sobre los que se construye una vida buena, plena y solidaria. Ese es nuestro sueño y trabajaremos con empeño, junto a nuestras Maestras y Maestros, para convertirlo en realidad.

Dra. María Julia Muñoz
Ministra de Educación y Cultura

 


 

Descargá el Mapa MEC para tu móvil
Ir a Apple StoreIr a Google PlayIr a Windows Store

Nuestros sitios

Ir al sitio web del Auditorio Nacional del SODRE (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web de la Biblioteca Nacional (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web del Dirección del Cine y Audiovisual Nacional (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web del SODRE (se abre en una ventana nueva)

Ir al sitio web de Presidencia de la República (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web del SNEP (se abre en una ventana nueva)Ir al sitio web del Sistema Nacional de Cuidados (se abre en una ventana nueva)